Por lo general, las mudanzas de oficinas son más complicadas que las mudanzas de casa habitación, debido a que las empresas siguen corriendo sus procesos operativos de manera normal en el momento de empacar y desempacar el mobiliario y equipos de cómputo. Lo mejor es hacer una planeación para solventar cualquier eventualidad en caso de que se presente, además, el objetivo es afectar en lo mínimo la productividad.


Existen algunos puntos importantes en el momento de hacer inventarios en la mudanza, respecto a materiales, equipos, mobiliarios y archivo muerto. De esta manera una mudanza puede servir también para depurar lo que se encuentra almacenado y ya no se ocupa, y así hacer más espacio.   


El proceso de planificación y organización de las mudanzas de oficina es muy escrupuloso, ya que nadie quiere perder información en el proceso, dañar los equipos y mobiliario, ni detener la productividad por mucho tiempo.


Si bien, cada oficina tiene sus propias prioridades organizacionales, aquí te enlistamos algunos tips que pueden servirte durante la mudanza:



  • Planea la mudanza de tu oficina con varios meses de anticipación
  • Mide los espacios de las nuevas instalaciones y de ser posible realiza las adaptaciones correspondientes antes de llevar el mobiliario
  • Haz un inventario de los equipos, muebles y papelería indispensable, correspondiente a cada área
  • Coloca etiquetas en las cajas con archivos y papelería
  • Protege los muebles y equipos de cómputo cuidadosamente, con artículos y material especial para ello
  • Dale prioridad a los equipos de cómputo y electrónicos, cuida que no se maltraten durante el trayecto